La última noche…, del año

¿Qué mejor manera de terminar un año que viendo una película? Noche de final de año es una comedia romántica, de esas que proyectan los días de Navidad, mientras la tele acompaña la mesa de celebración o de las que se sumergen en los cines para solitarios sumergidos en palomitas un primero de enero.

La historia narra historias entrecruzadas que se suceden un 31 de Diciembre. Un hombre hospitalizado por cáncer, viviendo sus últimos días, un anti-Navidad atrapado por la magia, una mujer de negocios y una productora de espectáculos son los coprotagonistas.

De estas vivencias, la historia del enfermo terminal es la que arrastra a nuestra pequeña reflexión. Cuando se acerca el final parece que el ser humano se siente obligado a poner su vida en orden, a reconciliarse con uno mismo, con la familia y amigos, con la vida en general. ¿por qué esperar tanto?

No cabe duda de que encontrarse solo en una habitación de hospital cuando te queda poco no es un plato que nos gustaría probar, porque siempre es mejor compartir el camino de vida, tener una mano tendida y afrontar la vista del futuro con ojos compartidos. ¿pero se puede morir acompañado o siempre morimos solos?

Cuando terminas el camino, y cuando lo haces, te das cuenta de cómo tu forma de ser condiciona tu manera de afrontar la enfermedad, como el dolor, la soledad o la degeneración del cuerpo. ¿podemos morir de diferente forma a cómo hemos vivido o irremediablemente moriremos como hemos vivido?

La noche de fin de año culmina con la bajada del reloj, la iluminación, los fuegos artificiales y el espectáculo como signos de alegría por recibir una nueva oportunidad para la vida, para renovar propósitos y para disfrutar un nuevo amanecer.

Una hija que finalmente deja su trabajo para estar junto a su padre aunque la relación no haya sido fácil, que le acompaña en su última escapada hacia la ilusión y que le da el beso que reconcilia con la vida a las puertas de la muerte, es un canto a la esperanza, el amor y la confianza.

FELIZ AÑO NUEVO 2018

Escribir sobre cine me permite disfrutar de estrenos, como Lo Que de Verdad importa en 2017 o volver a revisar películas con una perspectiva muy diferente. Toca hacer balance. Aunque no he terminado con los efectos secundarios, estoy convencida de que 2018 si me traerá una nueva visión para sobrellevarlos. En febrero compartiré un cumpleaños importante de la persona que, como la enfermera de la película, ha estado siempre junto a mi cama y con su mano tendida;  en octubre celebraré un aniversario que recordará que lo mejor está por venir; y, sin olvidar que en abril, como la protagonista de la película, ayudaré a que brille la nueva cara de nuestra oficina como si se tratase de Begin the Beguine.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Sígueme y da me gusta:

2 opiniones en “La última noche…, del año”

  1. Hola hermanica, leer sobre la muerte siempre lleva a una reflexión, este 2017 me ha hecho reflexionar mucho ya que han muerto dos grandes amigos, lo siguiente fue empezar a pensar sobre el tema, la reflexión final es que hay que disfrutar al máximo y de la mejor forma posible de la vida y la mejor forma es haciendo felices a los demás, un abrazo y un beso muy fuertes

    1. Efectivamente cada año que pasa nos encontramos con personas que nos abandonan en este camino de la vida y constatamos cómo vamos haciéndonos mayores. Hacer felices y ser felices es la gran medicina para todo. Abrazos, salud y saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *