Maktub. Navidad de película.

Diapositiva1Llega el tiempo de la alegría y de familia, de tirar de nostalgia y y reencontrarse con amigos, de bienvenidas y adioses. Maktub, una película digna de la mejor Navidad, es un verdadero alegato a la lucha por la vida, una sincera declaración de valores y un ejemplo de cómo aceptar los contratiempos. Aunque lloremos, como cualquier Navidad viendo “Que bello es vivir”, descubriremos cómo en las peores situaciones se puede sonreír, disfrutar y amar.

El encuentro entre un hombre desmotivado por la vida, harto de su trabajo y en conflicto con su pareja, y un joven enfermo terminal de leucemia, cambiará la vida de ambos. El viaje que juntos emprenden no es fácil de resumir, pero se convierte en una tierna invitación a la reflexión.
• Tengamos el tiempo que tengamos, algo difícil de saber, debemos vivirlo intensamente. Tan absurdo es no disfrutar de la vida y pensar que ya habrá tiempo para leer ese libro de la biblioteca, como vivir sin saborear cada pequeño instante como si no hubiera un mañana. A cada día su misterio.
• Cuidemos nuestras fuerzas porque las batallas pueden ser largas y los tratamientos agotadores. Podemos elegir tratarnos o no, pero hasta para eso tenemos que estar bien física y mentalmente. Mens sana in corpore sano.
• Asumamos con naturalidad las inclemencias de la vida y dejémonos llevar y acompañar. Quizá no podamos cambiar nuestro destino, pero si llegar a él más tarde o mejor preparados. Dejémonos llevar.
• Optemos por bebernos la vida a sorbitos pequeños, disfrutando desde que descubrimos el color de ese vino, cuando lo olemos con suavidad para pasar después por boca, como dicen los expertos; pensando sólo en si nos gusta y olvidando si es Premium. Saboreemos sin prejuicios.
• No renunciemos al compromiso de luchar cada día. De la misma forma que cuando nos operan y nos despedimos de la familia por un rato, que entramos en quimio o radio, sepamos que flaquearán las fuerzas pero nos levantaremos. Superemos el miedo.
• Olvidemos el momento o los momentos en los que nos enfadamos con tu cuerpo enfermo, con Dios por su descuido o con los médicos por su imposibilidad de curarnos con un bote de pastillas, y pensemos que solo la alegría lleva a la salvación. Sonriamos aunque a veces duela.

Pasa el tiempo y de repente te encuentras a las puertas de una nueva Navidad. No basta con dar gracias por estar en este mundo disfrutando del cardo de tu madre, del abrazo de tu familia, de las sonrisas de tus amigos, de los chistes de tus compañeros, hay que darse cuenta que, como hace más de dos mil años, cada 25 de Diciembre renace la Humanidad. Que como Jesús nació en Belén, nosotros renacemos en cada guiño a la vida.

Quizá sea verdad, quizá Maktub (todo está escrito), pero no dejemos de pelear por que lo escrito sea con la tinta verde de nuestra esperanza y la tinta rosa de nuestra curación.

Navidad2016Rosa3

Feliz Navidad y próspero renacimiento.

Sígueme y da me gusta:

Un comentario en “Maktub. Navidad de película.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *